¿A quién le corresponde garantizar una conducta adecuada en las ciudades?

Plataforma Pro Viviendas Turisticas

A raíz de la situación que se presentó en La Barceloneta el verano pasado con el comportamiento incívico que algunos turistas presentaron en las calles del barrio y de la relación directa que, en muchos casos, se hace entre este tipo de comportamientos y el lugar donde se hospeda el turista, hemos decidido dedicar el post de esta semana al instrumento legal y al órgano competente encargado de garantizar el orden en las ciudades.

Así nos encontramos con las Ordenanzas de Convivencia Ciudadana, pueden recibir otros nombres dependiendo de la ciudad y Ayuntamiento, que son las herramientas legales con las que cuentan todos los Ayuntamientos para regular el comportamiento de los ciudadanos dentro de las ciudades. Tomaremos como ejemplo la Ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público de Barcelona.

Solo al comenzar a leerla, en la exposición de motivos, nos encontramos con que “Esta Ordenanza actúa dentro del ámbito de competencias de que dispone el Ayuntamiento de Barcelona con el fin de evitar todas las conductas que puedan perturbar la convivencia y minimizar los comportamientos incívicos que se puedan realizar en el espacio público”. Por lo tanto, queda claro que el responsable de garantizar una conducta adecuada en la ciudad es el Ayuntamiento a través de esta Ordenanza.

Si quedan dudas, la Ordenanza explica en su artículo 4, “que se aplica a todas las personas que están en la ciudad de Barcelona, sea cual sea su concreta situación jurídica administrativa. Se aplica incluso a menores de edad”. Por tanto también se aplica a los turistas que están de tránsito en la ciudad. Su ámbito de acción son todos los espacios públicos de la ciudad, como calles, vías de circulación, aceras, plazas, avenidas, paseos, pasajes, bulevares, parques, jardines y demás espacios o zonas verdes o forestales, puentes, túneles y pasos subterráneos, aparcamientos, fuentes y estanques, edificios públicos y demás espacios destinados al uso o al servicio público de titularidad municipal, así como a construcciones, instalaciones, mobiliario urbano y demás bienes y elementos de dominio público municipal situados en aquéllos. Se incluyen las playas y la zona portuaria.

Independientemente del tipo de hospedaje que escoja un turista para alojarse durante los días que pasará en una ciudad, los Ayuntamientos de cada ciudad, y no los gestores de Viviendas Turísticas, son los responsables de garantizar el adecuado comportamiento en los espacios públicos. Las Administraciones cuentan con herramientas legales que las facultan para incluso multar a quienes con su comportamiento infrinjan las leyes de la ciudad.