¿Está cambiando la forma en la que hacemos turismo?

Plataforma Pro Viviendas Turísticas

España es a nivel internacional una potencia como mercado receptor de usuarios de viviendas de alquiler vacacional. Tras Estados Unidos y Francia, España es el tercer destino preferido así lo demuestran los más de 463millones de usuarios únicos que visitaron las 51 webs de HomeAwayen todo el mundo (datos de septiembre de 2013 a septiembre de 2014). Pero la demanda de alquiler vacacional por parte de los propios españoles también aumentó en 2014 alcanzando un crecimiento del 25%.

Plataforma Pro Viviendas Turísticas

Pero, ¿Cuáles son algunos de los cambios que ha incorporado al sector este tipo de alojamiento vacacional?

Por ejemplo, las ciudades suelen concentrar a los turistas en un área determinada gracias a la oferta hotelera, mientras que las viviendas turísticas están diseminadas por todo el área urbana. Así tenemos que “el 75% de los espacios para alojamiento de Airbnb están fuera de las zonas hoteleras; en consecuencia, el turista consume en estos vecindarios y ayuda a repartir la derrama económica. Hasta 50% de lo que gasta el visitante se queda en los negocios locales”, así lo asegura el Director Regional para América Latina de Airbnb en el INCmty.

Comparando esta experiencia con la local de España, el Primer Barómetro de Alquiler Vacacional realizado por HomeAway indica que en promedio los viajeros españoles que se alojaron en una vivienda turística gastaron un aproximado de 540€ en la vivienda turística y unos 1.042€ en el resto de gastos durante la estancia. 

Por otro lado, casi 9 de cada 10 usuarios de Airbnb han reportado querer experimentar la ciudad como si vivieran en ella, razón por la cual eligen hospedarse en una casa antes que en un hotel. No sólo eso, también sus estancias son más prolongadas: en promedio, pasan unas 5 noches en una ciudad, en contraste con 2,8 cuando se trata de centros hoteleros.

KayKuehne, Director Regional para América Latina de Airbnb en el INCmty explica que “la gente quiere vivir como un local”. Casi 9 de cada 10 usuarios de Airbnb han reportado querer experimentar la ciudad como si vivieran en ella, razón por la cual eligen hospedarse en una casa antes que en un hotel. No sólo eso, también sus estancias son más prolongadas: en promedio, pasan unas 5 noches en una ciudad, en contraste con 2,8 cuando se trata de centros hoteleros. Así lo confirma también HomeAway en su Primer Barómetro de Alquiler Vacacional, los españoles prefieren alojarse en una Vivienda Turística cuando viajan en familia por estancias de una semana o más. Mientras que escogen un hotel cuando el viaje es al extranjero, por un fin de semana o van en pareja.

En relación a cómo han tomado los hoteleros estos cambios en el mercado, Kuehne afirma que servicios como Airbnb no están afectando a la industria hotelera sino ampliando la gama de servicios y aunque también asegura que actualmente no existen leyes que regulen efectivamente a este tipo de alojamientos esperan cooperar con que existan legislaciones en todo el mundo al respecto.